lunes, abril 07, 2014

Los nuevos tiempos.

Nunca he ocultado mi odio parido hacia las "moscas muertas" y las "calienta sopa". Siento que son especímenes que no juegan limpio, y que como sólo las mujeres las sabemos identificar, cuando una le trata de hacer ver al hombre al personaje que tienen enfrente logra simplemente que la traten de envidiosa o paranoica.


Antes pensaba que entre estos dos grupos, las moscas muertas eran las más peligrosas. Como era más difícil poder desenmascararlas frente a los varones, había que ser muy sutil o tener pruebas concretas para mostrarlas tal como eran. Con los nuevos tiempos esto cambió, y como ahora las mujeres están más "desinhibidas", resulta que ya no se ve tan feo andar casi de sharmuta por la vida sin que les importe mucho el "qué dirán". Con esto las calienta sopa pasaron rápidamente al primer lugar como los personajes más que peligrosos, repugnantes.



El problema probablemente lo tengo yo, porque además por tener sangre siria por parte de papá, soy de la generación en que la mujer tenía que cuidar mucho su reputación. Sinceramente hay actitudes de las damas de ahora que además de dejarme con la boca abierta, me cuesta aceptar como se juega en la actualidad. Ya no basta con tener tema de conversación, no ser enrollada, o no andar con el vestido de novia en la cartera, ahora parece que si no se va al choque sin grandes pudores pasa el llevador (llevadora en este caso) y una a llorar a la iglesia no más.



No sé si algún día me acostumbre a estos nuevos tiempos. Quizás sea poco probable y tenga que asumir que así están las cosas. El otro día leí que las personas que buscan relaciones afectivas complicadas, son aquellas que tienen fobia al amor, a enamorarse, o a comprometerse y luego tener que sufrir. En mi caso, y luego de pensarlo harto, creo que lo mío va por el temor al engaño o a ser reemplazada fácilmente por estas mujeres, entonces prefiero tener claro de antes como son las cosas, y así no encontrarme con sorpresas a mitad de camino.



Son los nuevos tiempos.