martes, abril 22, 2014

Algún día


Algún día voy a lograr asimilar que las personas no siempre nos devolverán lo que les damos. No me refiero a prestar algo material, me refiero a algo que para mí es mucho más importante.

A veces lo paso mal por esperar que las personas actúen de la misma forma que yo lo hago. Siempre espero más de lo que recibo. Sé que he dicho en otras ocasiones que no hay que esperar nada de nadie, porque así una vive tranquila y lo que le llegue será bien recibido. El problema es cuando uno tiene sentimientos verdaderos por esas personas, cuando no le da lo mismo si actúan bien o mal. Cuando una piensa que el cariño que siente por otro (a) es recíproco, y que a esa persona también le importa que uno esté bien.



Me da rabia, porque siempre estoy pendiente de si alguien necesita algo, como soy mala para pedir favores, me pongo en el lugar de los demás y trato de ofrecer mi ayuda sin que me lo pidan, incluso cuando eso me signifique un costo de cualquier tipo. Es por esto que estúpidamente creo que la gente va a actuar igual conmigo, y que a lo menos no harán cosas que me hagan sentir mal.



Voy a cumplir mi paso por este mundo y nunca voy a aprender. Hasta el día de mi muerte voy a seguir esperando que los demás actúen como lo haría yo. Y eso, lamentablemente, no ocurrirá.



A veces lo mejor es volver a ponerse la coraza, o el disfraz de la indiferencia, y cuando alguien necesite algo de mí que venga y me lo pida, ahí veré yo si vale la pena o no el sacrificio por mínimo que este sea.