domingo, marzo 16, 2014

Be yourself

Es un poco complicado escribir esto sin quedar como un ser egocéntrico, pero creo que aunque intente que no se lea así no será posible. En fin, aquí vamos...


A mis casi 40 años, no tengo problema en reconocer que soy un ser humano imperfecto, y difícil de llevar si no hay mucho cariño de por medio por parte de las otras personas. He tratado con el tiempo de ir suavizando cierta cosas negativas por la gente que quiero, y también porque el resto de los seres humanos con las que convivo a diario no tienen por qué soportarme simplemente por ser yo.



Como no todo en la vida es malo, también sé que tengo mis virtudes por ahí, y quizás son esas las que hacen que mi entorno me perdone por ser una especie de Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Mi humor negro y mis sarcasmos siempre son bien recibidos, además de mi capacidad innata de hablar estupideces, la que hace que la gente a veces no sepa si estoy hablando en serio, si es otra broma, o si definitivamente soy una enferma mental.



Lo anterior no es pauteado, no me levanto todos los días con un libreto tratando de armar mi rutina. Es algo totalmente natural que de algún ancestro comediante debo haber heredado. Es por eso que no entendiendo (y aquí esto se pone egocéntrico), que hayan personas que quieran adoptar esas mismas actitudes a su personalidad, para quizás lograr el mismo efecto en los demás. Mujeres específicamente.



Todos tenemos una forma de ser que nos caracteriza. Quizás otros tienen cosas que son valoradas por los demás, y que yo seguramente no tengo. Pero a veces de verdad me supera el darme cuenta cuando otra persona repite cosas o acciones calcadas para la tribuna, o está pendiente de lo que uno comente o hace, para en poco tiempo actuar de la misma forma. Muchos dirán "sí Daniela, bájate del pony", pero por mi capacidad de estar siempre atenta a todo y viendo lo que muchos no ven, (no es paranoia, es intuición), sé que es así. Trato de respirar hondo y pensar que no es por maldad o envidia, pero de que me supera muchas veces no hay duda.